11/07/2019
Capturados 3.276 ejemplares de avispa asiática, un 16% más que en 2018
 

El Ayuntamiento de Noja ha instalado 50 trampas, 9 de ellas superando el centenar de ejemplares capturados

El Ayuntamiento de Noja, dentro de la campaña para detener el avance y desarrollo de la avispa asiática (Vespa velutina), ha capturado un total de 3.276 ejemplares, lo que supone un incremento del 16% respecto a las 2.828 del año pasado. Además, los técnicos del Consistorio han utilizado 50 trampas repartidas por todo el municipio, prácticamente el doble de las 26 instaladas en 2018.

La campaña comenzó los días 6 y 7 de marzo, cuando se colocaron las trampas, que fueron revisadas por primera vez el 20 y 21 del mismo mes. Los técnicos han vigilado el estado de las mismas cada quince días, siendo la última el 27 y 28 de junio, cuando se dio por finalizada la campaña de este año y se retiraron todas las trampas.

Respecto al detalle, los técnicos del Ayuntamiento registraron las mayores capturas durante los meses de abril y mayo, en concreto desde el 18 del primer mes hasta el 16 del siguiente. En el caso opuesto, desde finales de marzo hasta el 17 de abril fue la época en la que menos avispas asiáticas se capturaron.

Además, en 9 de las 50 trampas se han capturado más de 100 ejemplares de esta especie invasora. La que más actividad ha registrado ha sido la instalada en las dunas del Brusco, junto a la charca del Regatón, donde se han alcanzado las 149 avispas.

También destacan las tres trampas ubicadas en el entorno del monte Mijedo, que han acumulado 100 o más capturas. El motivo del alto número se debe a que son zonas donde las avispas asiáticas tienen acceso a agua, alimento y vegetación arbórea donde pueden instalar sus nidos.

El incremento en la captura se ha mantenido durante toda la campaña. En el primer balance realizado a finales de marzo y principios de abril se registraron cerca de 400 reinas capturadas. La cifra fue muy superior a la registrada por esas fechas en 2018, concretamente cinco veces más, cuando se capturaron 75 ejemplares.


El concejal de Medio Ambiente en funciones, Javier Martín, ha recordado que el motivo de realizar esta campaña durante la primavera se debe a que las avispas reina “comienzan a formar nidos” en estos meses, que son “mucho más complejos y difíciles de erradicar”, de ahí que se trabaje en la prevención.

Asimismo, ha subrayado que, precisamente por ser focos de alimento, las trampas se han instalado cerca de cauces fluviales y de frutales. Además, ha explicado que las revisiones quincenales de las trampas tenía por objetivo “mantenerlas en buen estado y con la máxima eficacia”, algo que, a su juicio, “se ha logrado al capturar unas 450 avispas más que hace un año”, felicitando por ello a los técnicos encargados de las trampas.


Por su parte, el alcalde de la Villa, Miguel Ángel Ruiz Lavín, se ha sumado a las felicitaciones y ha valorado que “el trabajo de los técnicos ha impedido un año más que esta especie invasora se propague por el municipio”. A pesar de ello, ha instado a los vecinos a “estar atentos ante posibles ejemplares que puedan encontrar” y lo denuncien ante el Ayuntamiento.

A este respecto, ha señalado que, aunque la campaña ha terminado, “la lucha contra esta especie invasora continúa, y el año que viene volveremos a impulsarla para mantener el ecosistema natural de nuestra Villa”.

Procedente de Asia, la avispa asiática (Vespa velutina) fue detectada por primera vez en Europa en Francia, país del que llegó a España en 2010. Con una velocidad de expansión estimada en unos 80 kilómetros al año, busca sobre todo las zonas húmedas y con temperaturas suaves, por lo que el litoral cántabro resulta una ubicación ideal para ellas.

La especie se caracteriza por tener cabeza, tórax y abdomen predominantemente negros, a diferencia del avispón europeo (Vespa crabro), especie autóctona que a menudo se confunde con la Vespa velutina, que tiene la cabeza y el tórax marrones y el abdomen predominantemente amarillo, con una zona negra en su comienzo. Además, este último suele ser ligeramente mayor que la avispa asiática, por lo que el tamaño no resulta determinante para su identificación.