15/04/2019
Alrededor de 400 reinas han sido capturadas en Noja en el primer balance de la campaña contra la avispa asiática
 

La cifra quintuplica los ejemplares capturados hace un año en estas fechas. Las 46 trampas colocadas en todo el municipio se revisan cada 15 días

Los técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Noja han capturado cerca de 400 avispas asiáticas reina en la primera revisión de las 46 trampas que el Consistorio ha instalado en diferentes puntos del municipio para tratar de detener el avance y desarrollo de esta especie invasora. La cifra es muy superior a la que se había registrado por estas fechas hace un año, cuando se capturaron 75 ejemplares, concretamente cinco veces más.

Así lo ha señalado el titular del área, Javier Martín, que ha recordado que esta campaña, que comenzó a principios de marzo, se va a desarrollar durante toda la primavera, época en la que las avispas reina “comienzan a formar los nidos, muchos más complejos y peligrosos de eliminar”.

En este sentido, Martín ha subrayado que las trampas se revisan cada 15 días, felicitando la labor de los técnicos para “mantener en buen estado y con la máxima eficacia estas trampas” para contener la propagación de esta especie, “uno de los mayores riesgos para el ecosistema de nuestra Villa y de Cantabria”. Por ello, la campaña se desarrolla “en las proximidades de frutales y cauces fluviales”.

Por su parte, el alcalde Miguel Ángel Ruiz Lavín ha recordado que la campaña se integra en el programa de prevención contra la avispa asiática puesto en marcha con la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria. Tras sumarse a las felicitaciones a los técnicos por su labor, el regidor ha destacado la “necesidad de iniciar estas campañas cada año” para evitar “que esta especie invasora se propague por nuestro municipio”, y ha instado a los vecinos a “alertar de la presencia de estas avispas” y a contribuir en la campaña “colocando trampas caseras” y “no retirando las instaladas por el Ayuntamiento”.

Procedente de Asia, la avispa asiática (Vespa velutina) fue detectada por primera vez en Europa en Francia, país del que llegó a España en 2010. Con una velocidad de expansión estimada en unos 80 kilómetros al año, busca sobre todo las zonas húmedas y con temperaturas suaves, por lo que el litoral cántabro resulta una ubicación ideal para ellas.

La especie se caracteriza por tener cabeza, tórax y abdomen predominantemente negros, a diferencia del avispón europeo (Vespa crabro), especie autóctona que a menudo se confunde con la Vespa velutina, que tiene la cabeza y el tórax marrones y el abdomen predominantemente amarillo, con una zona negra en su comienzo. Además, este último suele ser ligeramente mayor que la avispa asiática, por lo que el tamaño no resulta determinante para su identificación.