Patrimonio histórico: Palacios


Palacio de los Marqueses de Velasco

En la propia Plaza de la Villa y aledaña a la Iglesia, se encuentra este soberbio monumento. Por su factura y su historia, es uno de los lugares más emblemáticos de Cantabria.
Por delante de su fachada pasaba el camino Real. Y allí remataba.
El conjunto monumental está acuñado por el transcurso del tiempo y desde su torre, posiblemente del Siglo XII y cuyo interior fue destruido en un incendio en el Siglo XVIII, fueron naciendo añadidos y alas, hasta llegar a su distribución actual, coetánea del incendio.
Allí han nacido y vivido, durante muchas generaciones , militares, clérigos, letrados y héroes que han dado renombre al pueblo de Noja.
Un viejo y gastado escudo que da paso a la torre, con las armas de Castillo, tiene a sus lados una leyenda que dice: "Casa y solar de Castillo, cabeza de vando de negretes, hermana de la que esta sita en castillo..."
En la edad media las luchas "banderizas", enfrentaban a unas y otras familias en defensa o en contra de la Corona. Trasmiera no fue ajena, Noja tampoco, y Castillos, Velascos, Veneros y otras familias de alcurnia peleaban en función de sus alianzas y matrimonios.
Giles y Negretes eran los bandos más influyentes en la comarca, y sólo la llegada de los Reyes Católicos, acabó con los poderes de estas facciones.
La casa de Velasco- o de Castillo- dio, repetimos, caballeros de distintas Órdenes, títulos nobiliarios y, entre ellos, uno excepcional, el "Héroe del Morro de la Habana", Don Luis Vicente de Velasco y Fernandez de Isla, capitán de navío de la Armada Real que murió en defensa de España, ante la armada inglesa, el 31 de Julio de 1762. Natural de Noja, fue admirado por sus enemigos, que cuando pasan ante la costa nojeña disparan salvas de honor y honrado por la marina española que "siempre tendrá un navío, llamado Velasco".
La casa-palacio de Noja, arquitectónicamente está compuesta por un edificio que forma en "U", con la torre, un patio central, y una fachada con tres escudos, uno en el centro con las armas de Velasco y Castillo, timbrado con corona de marqués y montado sobre cruz de Santiago.
El primer Marqués de Velasco- el héroe de la Habana falleció soltero- fue un sobrino, D. Iñigo de Velasco y Collantes, nacido en Noja en 1700.
Hay dos escudos más en la fachada, importantes, barrocos y muy adornados, con las armas de las familias Santelices y Fernández de Isla.
Otra curiosa pieza, que se encuentra sobre la puerta que une las dos alas del palacio es un precioso reloj de sol de doble esfera, una en posición ortogonal, apoyada en la fachada y otra cenital , colocada en la terraza


Palacio de los Marqueses de Albaicín

Es un magnífico conjunto de casa con torre y capilla, y parque profusamente arbolado que cierra con una portalada.
Sobre una casona del XVI, el Marqués de Albaicín, encargó su ampliación y reconstrucción al famoso arquitecto cántabro Leonardo Rucabado y constituyó el regalo de bodas para su esposa Dª Obdulia Bonifaz.
En la portalada, sobre la calle Pinares preside un buen escudo con las armas de Alba, Ramirez de Arellano, Bonifaz y Fernández de Cordoba. Tiene escusón con la leyenda Ave María que corresponde al apellido Pérez del Pulgar.
Otro escudo, en la fachada, tiene las armas de Bonifaz y en la puerta de la capilla se repiten las armas de la portalada.
La reforma de principios de este siglo que ahora acaba, añadió a la torre original una nueva fachada con solana y una pequeña buhardilla en la cubierta.
Hoy en día ha sido adquirida por el ayuntamiento de Noja, para alojar en ella la Casa de la Cultura, constituyendo un excelente marco lleno de posibilidades.